Opinión

[Opinión][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

Visita a Jordania

Mi visita a Jordania
Por Manuel García*

Un señor árabe, muy mayor de edad, residente por muchos años en una gran ciudad de Estados Unidos, le escribió un correo electrónico a su hijo pidiéndole ayuda para plantar un huerto en el jardín. El hijo, muy ocupado, le contestó que no podía ayudarle. “Papá, la vida aquí no es como en nuestro país” le escribió, disculpándose por no poder ir a picar el suelo para el huerto. El siguiente día, el hijo le escribió otro correo electrónico a su padre, diciéndole: “papá, por favor no toques el jardín…es ahí dónde tengo la COSA”. El mismo día, agentes del FBI llegaron a la casa del anciano árabe, y usando maquinas de excavar, hicieron todo lo posible para encontrar “la COSA”. Más tarde, el hijo escribió a su padre, diciéndole: “Papá, espero que hoy puedas plantar las patatas en el jardín”.

Esta historia, tomada del libro “Diwan Baladna, Arab Culture From an Arab´s Perspective” de Ahmad Kamal Azban, mejor define la impresión que muchos tienen sobre el mundo árabe. Esta impresión, muchas veces, es distorsionada. Debo confesar que antes de visitar Jordania, las noticias recientes provenientes del Medio Oriente me hacían preguntarme si era una buena idea ir en estos momentos. Las noticias desalientan a cualquier persona que desea disfrutar de sus vacaciones sin perder la vida. Las revueltas populares es mejor verlas desde lejos. Un turista necesita seguridad. Si un país es capaz de brindar seguridad, entonces, atraerá en estampidas a los turistas. El Salvador debe tomar nota.

El Medio Oriente siempre me ha atraído como destino turístico. No fue difícil apostar por Jordania. Entre Irak, Siria, Arabia Saudita e Israel, Jordania es un oasis de paz. Cuando llegué a Amman, la capital de Jordania, fui directamente a Madaba. Camino del aeropuerto al hotel, por un instante pensé que estaba en El Salvador, con la excepción del terreno desértico. Los conductores adelantan por la derecha. Los pick ups llevan hombres detrás. En las carreteras caminan gente, y si no se tiene cuidado, uno puede atropellar un burro o un camello.

Una de las grandes ilusiones que tenía durante mi estadía en Jordania, era visitar el Río Jordán, dónde Jesús fue bautizado. Para un cristiano, este lugar tiene un gran significado espiritual. Para acceder es necesario comprar una entrada, y ser guiado en un minibus para hacer el recorrido acompañado de otros turistas. Este lugar está militarizado. El Río Jordán delimita la frontera entre Israel y Jordania. Los soldados de ambos países están armados hasta los dientes. Curiosamente, el Sitio del Bautismo de nuestro Señor es uno de los terrenos más disputados por las diferentes agrupaciones cristianas. 14 iglesias representando a las diferentes ramas de la Cristiandad, incluyendo la Baptista, Ortodoxa, Cóptica, y Armenia, están siendo construidas a dos pasos dónde Jesús fue bautizado.

Siempre había querido flotar en el Mar Muerto. Y casi me quedo ciego. No me leí la parte de la guía que decía que uno no puede nadar a brazas en el Mar Muerto. El dolor era terrible. No veía nada. Y como pude, salí hasta la playa, y el socorrista me echó agua de beber en los ojos. ¡Que alivio! Luego, me cubrí el cuerpo de lodo negro como el resto de turistas. Y después de diez minutos, regresé al agua salada, 30% más que el agua del mar. Lo único que puede hacer en el Mar Muerto es flotar. No se puede hundir. El nivel de sal es tan alto que ni siquiera se puede tocar fondo. Si intenta cruzar el Mar Muerto desde Jordania a Israel, es posible que muera en el camino porque no es recomendable estar dentro del agua después de 20 minutos. Sin embargo, el agua del Mar Muerto tiene muchos beneficios medicinales.

Después haber estado en el Mar Muerto, me dirigí a Petra, la ciudad de los Nabateos. Petra es fuera de serie. Los Nabateos tallaron tumbas hace más de 2000 años en las paredes rocosas del Wadi Musa, o el Valle de Moisés. Este lugar se merece el título de la Séptima Maravilla del Mundo. Las tumbas, en forma de monasterios e edificios, nos recuerdan lo insignicante que es el hombre ante la muerte.

No podía dejar de pasar la noche en el desierto de Wadi Rum. Dormí en una tienda Beduina. Estuve dónde Lawrance de Arabía (P.T. Lawrence) luchó, mano a mano, con los árabes para expulsar a los turcos y crear la Nación Árabe, sueño que todavía los árabes tienen que realizar.

A pesar de que Jordania se ha mantenido al margen de las revueltas populares en Oriente Medio, el turismo ha sido afectado. El dueño del campamento dónde pasé la noche en Wadi Rum, Mohammed Sabah Al-Zabaleh, me dijo que tiene menos turistas, y percibe que a largo plazo, el turismo en Jordania será dañado por las revueltas en los países vecinos. Primero fue Túnez, luego Egipto, y así, las revueltas se han dado como domino. Cuando decidí visitar Jordania, uno de los grandes temores era encontrarme en medio de una revuelta. Es por eso que ni siquiera le dije a mi madre que iba de vacación a Jordania.

© 2011 Manuel García es columnista colaborador de Salvadoreños en el Mundo
Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

No comments :

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]