Política

[Politica][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

FIESTAS EN INTIPUCÁ, ICONO DE LA EMIGRACIÓN SALVADOREÑA


FIESTAS PATRONALES EN INTIPUCÁ, ICONO DE LA EMIGRACIÓN SALVADOREÑA (1 al 10 de Marzo)

Por: Jose Manuel Ortiz
*

Según se acercan las fechas, su servidor siempre escribe sobre las Fiestas Patronales de la tierra que nos vio nacer, tan alegre, tan viva, y desgraciadamente, a veces, tan lejana, como es el caso de todos aquellos que esta vez por x razones no hemos podido llegar.

Siempre lo ha hecho encantado de poder dar unas pinceladas literarias más o menos fieles a la realidad, para el deleite de aquellos que nos gusta leer. A pesar de mis problemas, esta vez no iba ser la excepción. Les escribo desde un rincón en un hospital.

Una vez más nos encontramos delante de las puertas de Nuestras Fiestas Patronales en honor a San Nicolás de Tolentino, Jefe y Señor de nuestro querido Gran Arco de la Boca.

A primera vista todo parece igual que las ediciones anteriores, el gran bailón de inauguración en plena calle, la gran alborada del día siguiente con el omnipresente reparto del chuco a las 5:00 de la madrugada, las “chongengas” de la unidad de Salud, la de la Asociación Deportiva, ADI, C.F., el Mero Fiestón del día 5 de marzo y así hasta llegar finalmente a la gran traca final del 10 de marzo que culmina el período festivo de nuestra localidad.

Todo parece igual, sin embargo, las cosas ya no son como antes.

Probablemente ustedes se acuerdan al igual que su servidor de aquellas fiestas de antaño: la “Valona” de Cañenga, la rueda de los caballitos de palanca manual, que a más de alguno arrastraba según intentaba subirse sin pagar, la escena de los maquinistas y sus hijos comiendo debajo de la tarima de la voladora, y aquella famosa frase del “loterillista” ambulante, “el gallo de mama chepa, pelón pero bien se trepa”. “Sus apuestas señores, que hoy si les toca” decía, según recogía los dieses y los cincos de los apostantes perdedores en aquel tablero de superficie diáfana con figuras e imágenes tan coloridas y pintorescas como los valores culturales del pueblo, propios de aquella época. Eran otros tiempos aquellos, otras realidades.

Las calles eran distintas, las casas, la gente, los precios, la tecnología, las modas, el entretenimiento...nuestra propia forma de vernos a nosotros mismos.

La silueta general del pueblo ha cambiado de fisonomía de arriba abajo y con ella parte de nuestra realidad.

Recuerdo el precio del par de huevos en la tienda de Tina Batre, a dos por quince, los pirulines, a cinco, el fresco de horchata, a diez, la entrada a la fiesta del 5 de marzo, a un colón. La gente siempre decía, “puta está caro el volado”.

Los telegramas se pagaban según el número de palabras, un párrafo de 2 líneas salía, más o menos, a tostón y medio. El telegrafista era todo un señor de la escritura y un experto de cuidado, golpeando las teclas de aquellas maquinas de escribir de entonces, con las que esculpía nítidamente el mensaje de aquel manojo de palabras sueltas y desordenadas con las que se presentaban los clientes en el mostrador tratando de componer un mensaje conciso a los familiares.

“Lázaro B. Carrillo, hijo de Lidia Carrillo, ingresado en el hospital Bloom a las 11:00 esta mañana. En San Salvador el día 12 enero de 1981” Ponía el telegrafista de la colonia Zacamil para avisar a una abuela en Intipucá que su nieto lo habían ingresado por un “ondillazo” en el ojo izquierdo que le había propinado Odi, el hijo “bárbaro” de Berta Prieta, la noche anterior según pasaba el zipote de 9 años por una calle oscura hacia su casa.

“Voy a pedir línea en ANTEL” decía mi tía María “para hablar con mis hijas en Los Ángeles”, allá se iba directo al edificio de ANTEL. Al cabo de unas horas, incluso días, salía la dichosa llamada.

El teléfono, el que utilizaba el cliente en la cabina, era de color negro, con un cable grueso de color gris que se zambullía en el interior de una enmugrecida pared de bloque y cemento, el "descolgador" pesaba como media libra. El aparato del operador era igual, pero con una palanquita al lado, a la que le daba vueltas con la mano como a un molinillo de maíz hasta conseguir pasar la llamada al otro lado. Cuando conseguía pasar la llamada, conectaba un cable con una clavija en un panel agujereado que tenía enfrente. Era el panel de telecomunicaciones.

“Aja, hija, qué tal, qué me contas, aquí estamos ya de fiestas” decía la tía Maria en voz alta para hacerse escuchar hasta el otro lado del teléfono. Empezaba la conversación con una de sus primogénitas allá en Los Ángeles, quien por falta de “papeles”, no tenía más remedio que conformarse con la llamada de su madre que la ponía al corriente de las fiestas del pueblo. La madre aprovechaba para pedirle el adelanto de la “cachita” correspondiente a ese fin de mes, a la cual debía añadirle el aguinaldo de las Fiestas de Marzo.

En las fiestas se veía a la gente “fisiqueando” con unas camisetas blancas de algodón de 4 pesos que ponían “USA for Africa” en letras grandes de color rojo. La razón era la canción de moda del momento “We are the world, we are the children” de Michael Jackson y Compañía.

Las calles principales estaban abiertas con unas grandes zanjas, rodeadas de tierra roja. Era el proyecto de aguas negras. Aquella cosa duró casi 3 años. El ingeniero creo que se llamaba Canales, acorde con la finalidad del proyecto.

Los televisores eran casi todos en blanco y negro. El nuestro, para cambiar de canal, teníamos que hacerlo utilizando una tenaza de electricista. Cuando lo cambiamos del canal 2 al 4, aquel botón redondo tronaba como una rueda de carreta en un empedrado. Mi padre había instalado la antena más alta del pueblo y veíamos hasta el canal 6 de Honduras. En total, podíamos ver hasta 6 canales, el 2, el 4, el 6, el 12, el 6 de Honduras y otro de Nicaragua. Era toda una hazaña. La casa se nos llenaba de gente de todo el barrio.

Por el televisor veíamos aquellas series de El Monstruo Miltón, el caballo Tiroloco McGraw y sus amigos, el Pájaro Loco, el oso Yogui, y otros de la época. Después llegaron Ultrasiete, Ultraman, Mazinger Z, etc. Lo que más me gustaba de Mazinger Z era ver a Coji Cabuto maniobrando “fino” para meter su nave entre las 4 paredes de la cabeza de aquel monstruo de hierro.

Recuerdo que una vez para las fiestas de marzo, llegó por primera vez la lucha libre al pueblo. “Desde la Arena Santanita, gracias a Capitol Sport Promotions” anunciaban los parlantes por las calles. En el ring se enfrentaban el Bikingo, El Sordomudo Cruz, El Diablo Rojo, El Bucanero, Acuaman, la Momia, Ringo el Mercenario, etc. Este último creo que era el malo del cuadrilátero y cuando le estaban dando riata tumbado contra la lona o lo tenían contra las cuerdas entraban los ayudantes a salvarlo. Al final ganaba Ringo gracias al compinche con el árbitro. Toda la mara protestaba abajo en las sillas.

Creo que el programa lo emitían por la televisión, en el canal 4, si no me falla la memoria, se llamaba “Titanes en el Ring”. Recuerdo los cachimbasos y las llaves de nuca que repartía Martín Karadagian y la escena repentina del “Hombre de la Barra de Hielo”. El Cavernícola era todo un cague de risa ...más no se diga de la Momia Negra que apenas salía del sarcófago y comenzaba a tirar talegazos tipo boxeador atolondrado. Las tarjetas de la Momia Negra eran las más difíciles de coleccionar.

Como ven, algunas cosas han cambiado, y sin embargo, el espíritu de nuestras fiestas, que es lo principal, sigue adelante.

Una vez más nos encontramos en las puertas de nuestros Fiestas Patronales, con nuestras reinas, nuestras carrozas, nuestras luces, nuestros cuetes, nuestros recuerdos.

He querido dedicar esta edición al recuerdo, quizás para consolar a aquellos que por x razones esta vez, al igual que su servidor, no han podido viajar a las fiestas del Gran Arco y que no nos ha quedado otra que conformarnos con la triste llama en nuestra memoria de aquellas realidades que vivimos durante las Fiestas Patronales Intipuqueñas de antaño.
Buenas Noches y Buena Suerte.
*Tomado de la Revista www.intipucacity.com
Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

No comments :

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]