Opinión

[Opinión][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

Nayib Bukele responde al FMLN sobre “ataque” a síndica

En honor a la verdad…

Normalmente, cuando alguien hace una acusación sobre una persona, debe probar de alguna manera su acusación. La carga de la prueba recae sobre el acusador y no sobre el acusado. Esto no es simplemente la forma en la que las cosas son o deben de ser, sino que es la única manera de que, como seres humanos, podamos saber quien dice la verdad y quien miente.

Hace unos días, yo inicié lo que podría llamarse una acusación, acusé a varios concejales del FMLN de haber votado junto con ARENA, para detener las obras en el Centro Histórico. Hice esta acusación y por lo tanto la carga de la prueba recae en mí. Las pruebas, están a la vista: El registro de votaciones en el Acta del Concejo de San Salvador, realizado el miércoles 6 de septiembre de 2017. Esta acta es información pública y, por lo tanto, puede ser solicitada por cualquier ciudadano, en la Oficina de Acceso a la Información Pública de la Alcaldía de San Salvador, para su verificación.

Ese mismo día en la noche, Lorena Peña, diputada del FMLN y ex-Presidenta de la Asamblea Legislativa, luego de retuitear un mensaje donde se aseguraba que yo estaba “actuando bajo el efecto de las drogas”, colocó un mensaje en su cuenta de Twitter que decía: “La cocaína y otras drogas pueden enloquecer a cualquiera. Cuidado!”. A lo que yo le contesté: “También tener tanto dinero en las manos, cuando nunca se tuvo, hace que algunos se olviden de que juraron luchar por el pueblo. ¡Cuidado!”

Las personas que me conocen saben que ni siquiera tomo alcohol, ni tampoco fumo cigarillos, mucho menos utilizaría cocaína o cualquiera de las drogas a las que la diputada se refería. Claramente, la diputada no presentó ninguna prueba de su acusación, más que su dedo acusador. Así no más, como si el prestigio o la dignidad de una persona construida en toda una vida, no valiera nada.

Ya no era importante que concejales del FMLN se unieran a votar junto a los de ARENA en contra de proyectos de beneficio para los Capitalinos. Ya no era importante la discusión del por qué de esa votación, cuando un día atrás, habíamos acordado que todos votaríamos por los proyectos. Ya no era importante que este grupo de concejales había tenido una reunión, media hora antes de la reunión de Concejo, a la que no fui invitado y en donde se habría tomado la decisión de votar en contra, sin ni siquiera avisarme de la nueva decisión. Ya esto no era importante, sino que lo “importante” (al menos para la diputada y algunas personas que la acompañaron) era si yo consumía drogas (por supuesto, sin ninguna prueba, cuando la carga de la misma, recae sobre el que acusa).

El día siguiente, tanto el Gobierno, a través del ISDEMU; como el FMLN (a través de su Secretaria Nacional de la Mujer (donde una de sus dirigentes es la diputada Lorena Peña) emitieron un comunicado, en donde se hacía alusión a una supuesta agresión verbal mía contra la síndica municipal, al lanzamiento de una manzana y al uso de elementos del CAM para el desalojo forzoso del concejo. El Gobierno, a través del ISDEMU, fue al menos mesurado en decir que condenaba “los posibles hechos ocurridos en el Concejo”. El FMLN, a través de la Secretaría Nacional de la Mujer, no tuvo ni siquiera esa mínima mesura y se dedicó a acusarme directa y totalmente, sin pruebas, de hechos que nunca ocurrieron. No solo en violación a la ley, sino a la dignidad humana y al derecho a la defensa y a la presunción de inocencia. Esto, por supuesto, sin mencionar que reiteradamente les ofrecí el audio de la sesión de Concejo, para que constatarán que los hechos no tenían nada que ver, con los cuentos que se estaban relatando.

Ya no era importante el por qué concejales del FMLN votaban con ARENA para detener los proyectos del Centro Histórico, ya no era importante por qué se reunían sin tan siquiera convocarme, por qué se tomaban decisiones cruciales en reuniones secretas y por qué se cambiaban los votos que ya habíamos acordado un día antes.

Ahora, lo “importante” era que yo había cometido una “agresión verbal” contra la sindica municipal. Ahora lo “importante” es que yo le había lanzado una manzana y la había llamado “bruja”, ahora lo “importante” es que yo había utilizado al CAM para remover forzosamente al Concejo.

Así sin pruebas. Solo con el dedo acusador de la diputada Lorena Peña y la “Secretaria Nacional de la Mujer del FMLN”.

Pero aparte de la evidente molestia que los comunicados me causaron, hubo otro elemento que me parece sorprendente y preocupante:

¿Por qué la Secretaría Nacional del la Mujer del FMLN nunca se pronuncia en los centenares de casos de verdaderas violaciones a los derechos de la mujer, no solo en el país, sino en el mismo Partido y en el Gobierno? ¿Por qué la Secretaría Nacional de la Mujer del FMLN no se pronunció cuando se conoció que un actual alto mando de Casa Presidencial sostenía relaciones sexuales con su hija de crianza? ¿Por qué la Secretaría Nacional de la Mujer del FMLN no se pronunció cuando Gobernadores, Alcaldes, el ex-Director de Centros Penales y otros funcionarios del Partido, han sido condenados judicialmente, en sentencia definitiva, por agresiones contra la mujer? ¿Por qué la Secretaría Nacional de la Mujer del FMLN no dijo nada cuando hace unas semanas, un Viceministro del Partido, en un claro acto de misoginia (grabado en video y visto por todo el país) irrespetó a una periodista? ¿Por qué la Secretaría Nacional de la Mujer del FMLN no se pronunció cuando un director de una cartera de Estado acumuló más de una decena de demandas por acoso sexual?

No, la Secretaría Nacional de la Mujer del FMLN guardó total silencio en todos estos casos, con pruebas contundentes, videos y sentencias definitivas en mano. Pero no pasaron ni 24 horas cuando ya estaba acusándome por una supuesta “agresión verbal” que nunca ocurrió. Y aunque no tenían ninguna prueba, lo condenaban como si era un hecho consumado y probado.

Esto solo me hizo pensar que había algo detrás de esto. Evidentemente la Secretaria Nacional de la Mujer del FMLN, con su silencio, ha mostrado que no tienen ningún interés por los casos reales de violencia contra la mujer. Entonces, ¿por qué atacar a su candidato a Alcalde de la Capital con tanta contundencia, sin ninguna prueba y sin haber escuchado la otra versión de los hechos?

Era evidente que el punto en discusión, no eran los relatos inverosímiles de lo que “supuestamente” había sucedido (lo cual no me imaginé que alguien pudiera creer), sino cuál era el objetivo de los concejales del Partido al hacer estás votaciones en contra de la población, en contra del acuerdo que teníamos de la reunion de un día antes. ¿Cuál era el objetivo de los concejales en hacer una reunion secreta, media hora antes del Concejo, a la cual ni se me convocó, ni informó y en la cual se decidió votar en contra de lo que un día antes habíamos acordado?

Acto seguido, soy acusado de utilizar drogas por la ex-presidenta de la Asamblea Legislativa. A eso sumémosle que la misma diputada y la cuenta de Twitter oficial del FMLN le habían dado like a un tweet que se metía con la memoria de mi padre.

En esa discusión me enfoqué, en ¿qué estaba pasando realmente en el Partido?, y no en probar que yo no había cometido esa ridícula supuesta agresión, a pesar de tener el audio que prueba que los hechos no tienen nada que ver con las ridiculeces que se han dicho. No me enfoqué en eso, porque había algo mucho más importante en que enfocarse y porque quien debe probar que algo ocurrió es quien acusa y no quien es acusado. Sino ¿cómo podría probar lo contrario cuando digan que le lance a alguien una silla, un escritorio, o una piedra? No tendré siempre un audio que me salve. Evidentemente es por eso que quien tiene que probar lo que acusa es el acusador. El que apunta su dedo para decir que alguien hizo o dijo algo.

Pero, en vista de que en este caso, gracias a Dios, si tengo el audio. Y en vista de la petición de muchas personas de que aclare lo sucedido. Aquí les dejo el audio de lo ocurrido este miércoles pasado en la sesión de Concejo, con la síndica municipal.

Lo que oíran sí, es que estoy molesto por el comportamiento de los concejales del FMLN que se aliaron con ARENA para votar en contra de las obras para la gente. Pero en ningún momento una agresión verbal, ni mucho menos física.

Saquen ustedes sus propias conclusiones y decidan por ustedes mismos.
Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

No comments :

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]