Opinión

[Opinión][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

Mitt Romney y las elecciones salvadoreñas

Por José Manuel Ortiz Benitez*

“A pesar de las encuestas, está noche celebraremos la victoria” le habría dicho en el desayuno el jefe de campaña, Matt Rhoades, a Mitt Romney, según ojeaba un discurso de 2,500 palabras, en una MacBook Pro, 15 pulgadas, ultra fina.

Pasado el almuerzo, “los resultados preliminares le otorgan una ventaja de 103 a 78” otra vez Matt Rhoades a su jefe.

En seguida, Mitt llamó a su equipo cercano y les adelantó “chicos, el trabajo duro está dando sus frutos.”

Después de la cena, los resultados del sur, con Texas a la cabeza, le proporcionaban a Mitt Romney una ventaja incluso mayor, 153 votos electorales frente a 103 de Obama.

A las 8:30 pm, hora local de Boston, el equipo de campaña del ex gobernador de Massachusetts observaba con felicidad cómo el mapa de Estados Unidos se teñía de un rojo esperanzador, desatando el entusiasmo entre sus filas.

Como en el cuento, el espejismo duró hasta la medianoche.

Conscientemente, Mitt Romney había hecho una apuesta para ganar la presidencia de Estados Unidos, defendiendo los valores más tradicionales de su partido: menos impuestos, menos gobierno, menos inmigrantes, más defensa, más mercado, más trickle down, …más respeto a los principios conservadores de su nación.

Mitt se comprometió incondicionalmente con los colectivos más conservadores de su país: electores hombres mayores de 60, clase media-alta de raza blanca, la clase rural del sur (Deep America) y las grandes fortunas y corporaciones de Wall Street.

La estrategia de Romney se basó en el nombre de su propio lema: “Energizing the Conservative Base” (activación de la clase conservadora). En ese esfuerzo, algunos candidatos republicanos se pasaron de la raya.

Todd Akins, aspirante a senador por el estado de Missouri, dijo durante la campaña electoral que los cuerpos de las mujeres que habían sido víctimas de “violaciones legítimas” tienen un mecanismo de defensa natural para rechazar un posible embarazo, algo que Dios había previsto durante la creación.

En la misma línea, Richard Mourdock, candidato republicano del estado de Indiana, dijo en un debate por televisión, que las violaciones contra las mujeres son “actos que Dios quiere que sucedan”.

Ambos candidatos recibieron un revés sin precedente en sus respectivos estados.

La estrategia de activar la clase ideológica más conservadora de EE.UU., endorsando mensajes radicales le ha costado a Mitt Romney una derrota definitiva y un descalabro al interior del partido republicano.

Mientras el equipo de Romney intentaba “energize the conservative Base” con mensajes del siglo pasado, el Dream Team de Obama investigaba tendencias, comportamientos, modos de vida, incluso los nombres de las mascotas de los votantes autónomos, independientes, no partidarios en los battle-ground states (los estados clave).

El Salvador no es EE.UU., pero en esta nacioncita mesoamericana convulsa y trepidante florece desde hace un rato una franja de votantes fluctuantes, que no comulgan con partido alguno, que saldrán a votar en las próximas elecciones, no por quien les ofrezca un paquete ideológico, sino por aquel personaje que proyecte mayor credibilidad y certeza para resolver problemas reales como la corrupción, la economía, la salud, la seguridad, la educación, la emigración, las pensiones, las infraestructuras, Etc.

Esto es lo que le falló a Mitt Romney, la conexión con esa franja de votantes fluctuantes. El equipo de expertos que contrató Romney optó por la línea dura, endorsó un mensaje ideológico extremis y perdió.

“Si otro candidato republicano habla de violación contra la mujer que no sea en términos de que es simplemente un crimen horrendo y violento, yo personalmente le cortaré la lengua” dijo a los hidalgos republicanos Karen Hughes, ex directora de la campaña electoral de George Bush y prominente pieza dentro del GOP.

En el aftermath, “sabemos lo que nos pasó, nos equivocamos de mensaje y de electorado” asume con desengaño Matt Rhoades.

“Ahora toca esperar 4 años y corregir en la siguiente elección. Thank you so very much.”

José Manuel Ortiz Benitez es analista salvadoreño
Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

1 comment :

  1. Romney perdio por lo del comentario del 47%!!!

    ReplyDelete

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]