Opinión

[Opinión][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

Liborio Markets en quiebra

La tienda de Maywood es el último supermercado cerrado | Soudi Jiménez - Hoy de Los Angeles

En la puerta principal, sobre el bulevard Atlantic, dos rótulos decían “cerrado”. Así encontraron muchas familias latinas de Maywood las instalaciones del supermercado Liborio Markets esta semana.

“Ya se veía bien vacío, pero nunca dijeron que iban a cerrar”, relató Sara, quien omitió su apellido, al encontrar el negocio cerrado. Casi al mismo tiempo llegó Javier, con una menor de edad de la mano. “Ya tenían pocos empleados, las mercancías no eran suficientes”, subrayó.

El Liborio Market de Maywood fue cerrado hace dos semanas al recibir una orden de desalojo, ya que arrastraba una deuda por la renta del local de 10 meses. Mensualmente tenía que cubrir 18 mil 740 dólares por uso de las instalaciones. Eso significa que debía alrededor de 187 mil 400 dólares.

Esta corporación llegó a tener hasta 13 supermercados, ubicados en California, Nevada y Colorado. Sin embargo, el de Ontario y Maywood fueron los dos últimos en cerrar operaciones. Quedan funcionando los tres del área de Los Ángeles.

Se va a la bancarrota

El pasado 13 de abril, Liborio Markets se declaró en quiebra. De acuerdo al expediente archivado en la Corte de Bancarrotas del Distrito Central de California, existen cuentas por pagar que oscilan entre los 50 y los 100 millones de dólares.

Para enfrentar esa deuda, Alejo Markets, Inc., nombre corporativo de la cadena de supermercados, cuenta únicamente con 10 millones de dólares en bienes, según el expediente en la corte. Además, el total de acreedores asciende a 100 empresas aproximadamente.

“Hemos cerrado 10 tiendas; las últimas fueron las de Ontario y Maywood. Nos quedamos únicamente con las tres del ‘downtown’ de Los Angeles”, afirmó Enrique Alejo, presidente de los supermercados Liborio.

“Son 50 años de lucha, el historial de nosotros es de trabajo con la comunidad. Ahora necesitamos de la comunidad para salir adelante. Estamos luchando más que nunca”, agregó Alejo.

Entre los acreedores a los que se les adeuda por productos suministrados en Maywood están: Valley Fruit and Produce (91 mil dólares), Unified (153 mil), Atlantic Blvd Partners (152 mil 530), Meatco Provision Inc. (141 mil 947) y Western Union (80 mil 916), entre otros.

“Uno hace una bancarrota para quitarse las deudas y seguir en el negocio, es un tecnicismo legal”, explica Manolo Cevallos, experto en negocios internacionales y presidente de la Cámara de Comercio Latinoamericana de Estados Unidos.

Cevallos agrega que “este es el riesgo de los negocios que comienzan familiares y pasan a ser empresas grandes, no se está preparado para el éxito y aumentan las obligaciones financieras”.

Liborio Markets solicitó la bancarrota bajo el capítulo 11 de dicha ley, lo que quiere decir que se buscaba una reestructuración. Sin embargo, ha pasado ahora al capítulo 7, en el que la Corte se encargará de saldar la deuda con los acreedores mediante la venta de los bienes de la corporación.

“Hoy en día los supermercados tienen que ir evolucionando. Tienes consumidores de segunda generación y hay que utilizar las redes sociales. Si no te ajustas a estas demandas, ocurren muchos problemas”, explica Rubén Maciel, consultor de estudios de mercado de SL Marketing.

Liborios Markets llegó a proveer empleo a un estimado de 300 familias. En la actualidad, cada sucursal cuenta con el personal mínimo. Es decir que trabajan alrededor de 30 personas, un promedio de 10 empleados por supermercado.

Liborio Markets ha sido una empresa familiar. El presidente es Enrique Alejo, y a su lado ha trabajado su esposa Randy. Tienen tres hijos: John, Rick y Randy. Todos parte del andamiaje administrativo de la corporación. El esposo de la hija es Dan Medina, quien ha fungido como gerente de las tiendas.

“Desde que se fue a la quiebra, nosotros trabajamos con tranquilidad; ya no viene la policía a sacarnos”, afirma Griselda, una vendedora ambulante, mientras prepara unos refrescos y yuca frita en frente del supermercado Liborio sobre la avenida Vermont.

“Yo tengo 22 años vendiendo aquí, y aunque ellos cierren el supermercado, a mí los clientes me buscan, aquí voy a estar”, agrega con su coloquial lenguaje, mientras le echa curtido y salsa a unas sabrosas pupusas.

En sus propias palabras

Enrique Alejo llegó a Estados Unidos con 19 años. “Llegué mojado a Miami y me acogí a una visa azul. Vine en 1963”, relató en conversación telefónica con HOY. “Comencé este mercadito con 1,400 dólares, en 1966”.

Según él, su negocio tiene la variedad más extensa de productos de Centroamérica y México. “Soy un carnicero experto”, aseguró. “Siempre hemos tenido los mejores cortes de carne. Hemos sido pioneros en traer hojas de plátano, chipilín, loroco y todos los productos de Latinoamérica".

“En la cuaresma traigo pescado seco de Guatemala. Igual la cerveza Pílsener y la Gallo. Hicimos el record guiness de la pupusa. Conseguimos poner la gastronomía salvadoreña a nivel mundial. Dediqué 6 meses de trabajo a este proyecto. Gasté 80 mil dólares”, agregó.

De igual manera, Alejo repasó las causas humanitarias que ha atendido. “Renán Almendárez ‘El Cucuy’ me decía: ‘Enrique, necesito un cheque por 80 mil dólares para apoyar a México en las desgracias’, y allí estábamos”, manifestó.

“La economía se cayó, y cuando comenzaron estas leyes antiinmigrantes me fue mal, mal y mal en Denver y en Las Vegas. La gente perdía sus casas. Los negocios se cayeron. Tenía un capital limitado y deudas enormes”, reveló el empresario.

“A mí no me gusta dar excusas, simplemente me gusta aceptar. Crecí en el momento equivocado, me falló mi plan; qué excusa puedo dar. Quiero pagar lo que debo, quiero tener la oportunidad de seguir luchando”, explicó con sinceridad.

“Los proveedores más grandes y poderosos no me han apoyado, a los que les di tanto dinero a ganar. En cambio, los pequeños sí me han ayudado. Ahora me encuentro en un laberinto terrible”.

“Siempre he estado con la gente pobre, no siento perder nada. Mis hijos han puesto todo para poder sobrevivir, las deudas han sido grandes”, estimó.

“Tengo 2 inversionistas que me van a comprar todo. Voy a vender la casa donde vivo, para nosotros poder operar los tres mercados. Llevo 35 años viviendo en ella, y ahora me voy a mudar a donde sea. A mí no me importa irme a un apartamento”, dijo.


Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

No comments :

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]