Política

[Politica][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

America is Back - El Regreso de los Yanquis


Por MOISÉS NAÍM

El próximo presidente de Estados Unidos -quienquiera que sea- contará con una oleada de apoyo internacional hacia su país como no la ha habido desde el 11 de septiembre del 2001. "Todos somos americanos" fue el titular de Le Monde el día después de los ataques, que captó la solidaridad hacia los estadounidenses. Como sabemos, George W. Bush no tardó mucho en despilfarrar este apoyo, transformándolo en un furioso huracán de antiamericanismo.

Esta furia antiamericana va a disminuir. No solo porque habrá alguien distinto de Bush en la Casa Blanca, sino porque en el mundo están aumentando las demandas para que Estados Unidos tome el liderazgo en temas de la política mundial que ha descuidado.

Contener el cambio climático, la proliferación nuclear y el terrorismo, impedir genocidios, estabilizar la economía mundial, controlar pandemias, la inmigración ilegal o el comercio internacional de medicinas envenenadas son tan sólo algunos de los retos que tiene el mundo. Aún con la intervención estadounidense, será difícil enfrentarlos con éxito; pero sin ella será imposible. Esto lo saben hasta los adversarios de Estados Unidos.

Así, una de las tendencias más sorprendentes e inevitables de los próximos años será la fuerte presión internacional para que Estados Unidos desempeñe un papel preponderante en la búsqueda de soluciones a problemas globales. Esta presión tomará por sorpresa a quienes creen que el intenso antiamericanismo de los últimos años es un pilar fundamental e inamovible de la política mundial. También sorprenderá a los que piensan que las graves crisis que aquejan a la superpotencia la han incapacitado.

El antiamericanismo siempre ha existido y no desaparecerá. Tampoco desaparecerán los enemigos mortales de Estados Unidos, como Al Qaeda. Países como Rusia o China, que luchan por compensar la influencia estadounidense, no dejarán de hacerlo. Europa seguirá alternando desencuentros y convergencias con los Estados Unidos.

Pero todo esto coexistirá con un creciente apetito internacional para que Estados Unidos retome la batuta que George Bush no supo o no quiso utilizar. Este apetito no es por una superpotencia que desata guerras preventivas, ignora leyes y tratados internacionales, desprecia a las Naciones Unidas, desdeña a sus aliados o despliega vergonzosos episodios de incompetencia. No es el Estados Unidos de Abu Ghraib, Guantánamo y el huracán Katrina. Es el Estados Unidos que interviene en graves crisis internacionales cuando ningún otro país está dispuesto a hacerlo, el país que inventa iniciativas y motiva a otras naciones a sumársele, es el que aporta más dinero, expertos y tecnología para resolver problemas que afectan a otros.

Los líderes mundiales que desean un mayor protagonismo de Estados Unidos no son ni ingenuos ni románticos. Saben que los países no tienen amigos, sino intereses, y que la intervención de Estados Unidos no suele ser ni gratuita ni sutil. También saben que en estas épocas de rabioso antiamericanismo, la cercanía a Estados Unidos tiene costos políticos. Pero muchos están dispuestos a pagarlos.

El año pasado, George Bush decidió hacer una gira por América Latina, región que ha ignorado. En este viaje no tenía nada que ofrecer y su presencia era políticamente radioactiva. Sin embargo, todos los presidentes latinoamericanos a quienes se pidió que recibieran a Bush lo hicieron. Lo mismo ocurrió la semana pasada, cuando la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, visitó la región. ¿Por qué? Porque son pocos los países capaces de repeler un ataque sistemático de atención y seducción por parte de Estados Unidos; ni siquiera cuando la reputación de Washington está en ruinas.

Las mismas encuestas de opinión que en muchos países indican que el prestigio y la legitimidad de Estados Unidos han caído mucho, también revelan que hay un gran deseo de que la superpotencia desempeñe un papel importante en la solución de problemas internacionales. La mayoría de europeos y asiáticos encuestados indica que desean relaciones mejores y más estrechas con Estados Unidos. La alternativa de que Rusia o China lleven la voz cantante en el orden mundial espanta a muchos y contribuye a aumentar la demanda de un cometido fundamental para Estados Unidos.

Y esta demanda encontrará repuesta. Según las encuestas, siete de cada diez estadounidenses desean que su país tenga un papel más activo a nivel internacional. En la población estadounidense y en sus líderes existe un profundo deseo de que su país recupere el respeto del mundo. Por todo esto, muchos otros países y los mismos estadounidenses le darán al próximo presidente de ese país un cheque en blanco casi tan grande como el que tuvo George Bush. Ojalá no lo despilfarre.
Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

3 comments :

  1. Buen trabajo Moises, donde te puedo contactar?

    Gracias

    asasjm@hotmail.com

    ReplyDelete
  2. Estados Unidos ha hecho tanto mal en casi todo el mundo, que difícilmente tenga posibilidades de redimirse. Desde el exterminio y saqueo de los indígenas de norteamerica, el mas de un centenar de invasiones alrededor del mundo, el robo de la mitad del territorio de mejico y el millon de irqauis que han muerto en la presente invasion. Para creer en Estados unidos, tendria que dejar de ser imperio (imposible), que darse un fenomeno como la union sovietica. Asi con varios territorios independientes, tal vez podriamos ver naciones democraticas, respetuosas del medio ambiente, ajena a las invasiones y respetuosas de los derechos humanos. Ojala se diera sin violencia. Los latinos deberian ir ya buscando recobrar sus antiguos territorios.

    ReplyDelete
  3. Sres. y Sras. de Salvadorenos en el Mundo, felicidades Uds. se le adelantaron a Quique el extremis, quien hasta ayer pubico en su periodico este articulo de opinion.

    Asi que adelante con este blog que en su temprana edad supera en calidad de contenido intelectual a otros en la blogosfers de Cuscatlan!!!

    Saludos,

    Marlon Grande

    ReplyDelete

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]