Política

[Politica][bleft]

Inmigración

[Inmigración][twocolumns]

La moral mojigata y la dictadura mediática en los Estados Unidos


Por Félix Ulloa*

Cuando el estratega republicano Karl Rove, aconsejó que se agregara en las boletas electorales de los estados que estaban indecisos en la elección de 2004, como el caso de Ohio, preguntas relacionadas con el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, entre otras, sabía que tocaría la fibra más sensible dentro de los sectores religiosos y conservadores de estos estados y los haría reaccionar induciendo su voto hacia un renovado apoyo al segundo mandato de George W. Bush.

La idea era hacer que los electores de esa “América profunda”, rural y políticamente miope, no tuviera la oportunidad de pensar en los temas que planteaba John Kerry y que realmente afectaban (y siguen afectando con más intensidad) su vida cotidiana.

Temas como el desempleo, la falta de asistencia medica, los recortes en la educación, que golpean a los “blue collar states” como Ohio, agravados por las millonarias sumas de dinero que consume la guerra en Irak, deberían desaparecer de la mente del votante al momento de sufragar y sacar el puritanismo cristiano-retrógrado, rayano con una moral mojigata que condena ese tipo de matrimonios y calla el genocidio y la destrucción, que airadamente se opone al aborto pero timorata, aprueba la tortura en Guantánamo y la pérdida de garantías constitucionales, de la que fue una nación emblema de la democracia representativa.

Esa conciencia adormecida, alienada por una prensa mercantilista, es la que vemos expresarse en los programas de opinión en el más reciente caso de linchamiento mediático, promovido, atizado y glorificado en contra del ex Gobernador de New York Eliot Spitzer.

No se trata de un caso aislado, ni de la sana cruzada por moralizar la política, es la continuidad de una línea de acción en contra de los llamados liberales que en los Estados Unidos equivale a decir izquierdistas y que se inició con la enorme campaña montada contra el Presidente Bill Clinton.

Que luego cortó la cabeza al Gobernador demócrata de New Jersey James McGreevey quien en agosto de 2004 renunció a su cargo confesando el “horrible crimen” de ser homosexual, y ahora pasa la factura a quien eficazmente ejerció su función de Fiscal General del Estado de New York, persiguiendo los delitos de cuello blanco, cometidos por los siempre impunes de Wall Street y de los grandes intereses corporativos.

En los tres casos, funcionarios eficientes que dieron brillo a su gestión como estadistas, honestos en el manejo de las finanzas públicas, cuya hoja de servicio muestra un balance absolutamente positivo para quienes los eligieron y aun para quienes no votaron por ellos, pues su entrega al trabajo en beneficio de la comunidad y el bien común no hizo diferencias en colores o preferencia partidarias; esos tres funcionarios fueron llevados a la hoguera medieval, por actos -o errores si se quieren magnificar- que eran de la estricta esfera individual y privada. Los daños que esos actos o errores pudieron causar directamente, afectarían en todo caso a su entorno familiar y su círculo social.

Y si por el hecho de ejercer una función publica deberían conocerse por los medios de comunicación masiva, la información debió haberse manejado como se hace con otras figuras públicas, actores, futbolistas, etc., donde se reporta el caso y se sigue con las notas del día, sin fabricar patéticos dramas artificiales ni menos aun montar un circo sobre el asunto.

Pero no fue así, se creó un carnaval político donde los entrevistadores de toda laya, los presentadores de los noticieros y los conductores de los talk shows se cebaron con sus historias alimentando el morbo colectivo, creando escenarios fantásticos, en los cuales el ya condenado funcionario sería sacrificado.

La doble moral con la que se maneja la prensa en los Estados Unidos, lleva a la opinión pública internacional a reaccionar en el sentido que lo hace La Jornada de México: “Es difícil asimilar el hecho de que, en un país en que supuestamente imperan las libertades, los valores democráticos y la legalidad, se ponga fin a la carrera política de un funcionario por haber contratado los servicios de una sexo servidora, al tiempo que permanece impune un presidente que mintió a la opinión pública e involucró a su nación en una guerra injusta e ilegal, en la que han muerto miles de ciudadanos estadunidenses, que ha provocado una crisis económica severa y ha entronizado la corrupción que caracteriza a su círculo empresarial inmediato” 13/03/08.

En el bomper de un carro cerca de Dupont Circle en Washington DC leí en una pegatina (bomper sticker) una frase que resume toda la verdad: CLINTON LIE NOBODY DIE es decir CLINTON MINTIO PERO NADIE MURIO.

Que lejos se encuentra esta sociedad de los países europeos como España que ha legalizado las uniones homosexuales, o Francia donde Sarkozy estando casado y habiendo sido electo Presidente, tenía encuentros con una súper estrella la cual es hoy su esposa. ¿Imaginamos acaso esta situación en el país más poderoso de la tierra? Ni soñar que una inquilina de la Casa Blanca contraería matrimonio semanas después del de su ex marido, como lo hizo recientemente Cecilia, sin que ningún francés se rasgara las vestiduras o se inmolara por ello frente al palacio del Eliseo.

Por eso, con toda razón se lamentaba el congresista Robert Wexler de Florida durante el caso Clinton : “Dios salve esta nación que no es capaz de diferenciar la vida privada de las obligaciones públicas de sus funcionarios”.

Pero no nos llamemos a engaños, en fondo lo que se refleja es la dictadura mediática al servicio de los grandes intereses corporativos.

¿Qué afecta más a los norteamericanos? ¿El desliz de un Gobernador, cuyo eficiente desempeño le ha dado a los habitantes de su estado más satisfacciones que fracasos o la pérdida de vidas humanas, contadas por centenares de miles de iraquíes y casi cuatro mil de sus compatriotas, por una guerra que se inició en base a mentiras, que se desarrolla en beneficio de los grandes negocios de compañías como Halliburton asociada al Vicepresidente Cheney? ¿Quién pierde y quién gana en esta mascarada?

¿Es que el otrora cuarto poder, tan independiente en un estado de derecho como los otros tres, vela de veras por los intereses de la comunidad? Si fuese así los casos de Valery Plame se mantendrían en el aire hasta que se aplicara la ley a quien cometió un delito federal, la exigencia a Bush y Cheney de entregar documentos que esconden al Congreso no se dejaría como nota de segunda categoría, sino que deberían ser primera plana en los rotativos y presentarse en los horarios de mayor audiencia en las televisoras y radios.

Pero no es así, lo compraron con treinta monedas, por eso este show continuará como en las telenovelas baratas, en las cuales se va adaptando el libreto a las demandas sedientas de un público que se mantiene idiotizado con todo ese material basura.

Vemos como los expertos en el manejo de opinión están escribiendo el segundo capítulo.

Ya se descubrió a la prostituta de nombre Kristen, cuya historia no habría inspirado una obra de Emile Zola ni siquiera un cuento rosa de Corin Tellado, pero hoy se le presenta como la malvada que “hizo caer del firmamento político al brillante Gobernador Spitzer potencial candidato presidencial”, dicen los medios. Como si ella fuese parte de la conspiración y no otra victima más.

Un contingente de periodistas, paparazzis y curiosos hace guardia al frente del edificio donde vive la joven en New York. Hay que capturar su foto, sus primeros balbuceos ante las cámaras, cualquier gesto que alimente el morbo es oro puro por el que se pagarían fortunas.

Al fin y al cabo, para eso están los millones del latifundista más grande de los Estados Unidos Ted Turner dueño de CNN y del billonario australiano Rupert Murdoch (que se hace asesorar por Aznar) dueño de Fox News.

A lo mejor se le hace una oferta editorial para un libro o se le compran los derechos para una película.

En el mundo de la dictadura mediática todo puede suceder.

*Exmagistrado del Tribunal Supremo Electoral
Comentarios
  • Blogger Comentarios en Blogger
  • Facebook Comentarios en Facebook
  • Disqus Comentarios en Disqus

1 comment :

  1. Sr. Ulloa, que buen analisis de los medios de comunicacion complises de Jorge Bush, quien lleva a los Estados Unidos a la quiebra e hipoteca de las genraciones venideras, todo por un negocio de la Cia. Burton donde su tio politco el Vice es uno de los principales accionistas.

    El negocito son ya 60 meses de intervencion ilegitima en Irak y una mala gestion deliberada de jugar con los mercados internacionales en donde los especuladores hace su feria.

    Bueno sobre la falsa moral de los santurrones y beatas ya estamos bien familiarizados en el pulgarcito de America. Agregando a lo anterior los medios de malainformacion son un puro negocio , cobijado de un pretendido serviso a la comunidad.

    Siga escribiendo para este blog que hpy por hoy es uno de los pocos espacios sin control ni veto, que permite expresarse con libertad de expresion y pensamiento en el exterior, al cual no le pueden poner mano los enemigos de la libertad.

    Jose Armando Molina
    Las Vegas, Nevada

    ReplyDelete

Gracias por participar en SPMNEWS de Salvadoreños por el Mundo


Administración Trump

[Trump][grids]

Politica

[Politica][threecolumns]

Deportes

[Deportes][list]

Economía

[Economía][threecolumns]

Tecnología

[Tecnología][grids]

English Editions

[English Editions][bsummary]